Código de Conducta

Estamos comprometidos con la integridad

Está sobrentendido que en nuestra empresa nos preocupamos de cumplir con todas las leyes de los países en los que mantenemos actividades. Para nosotros, la responsabilidad empresarial también abarca, más que nada, una dimensión ética. Por medio del Código de Conducta documentamos nuestro convencimiento de que solo podemos tener éxito como empresa si actuamos con integridad. Gracias a este tipo de conducta aseguramos la buena reputación de nuestra compañía y justificamos la confianza de nuestros socios y de la opinión pública.

El presente Código de Conducta describe el marco ético y jurídico que rodea nuestras actuaciones en forma de principios y reglas: esta es la manera en que deseamos interactuar entre nosotros y así queremos llevar adelante los negocios con los clientes. Declaramos expresamente que, para nosotros, en todo lugar y en todo momento, solo cuentan los negocios limpios. El soborno y la corruptibilidad no son solo violaciones del derecho vigente, sino que también debilitan la dinámica y la capacidad de innovación de una empresa. Estamos firmemente convencidos de que una muralla infranqueable contra la corrupción constituye una ventaja importante frente a la competencia. Por esta razón, en Ferrostaal, hemos introducido estructuras de cumplimiento de normas que satisfacen las más elevadas exigencias internacionales, como es el casode The UK Bribery Act.

Las reglas del Código de Conducta son válidas para todos los empleados de Ferrostaal sin excepción alguna y no son una declaración de objetivos sino un acuerdo vinculante. Para cada empleado, el Código de Conducta es un deber pero también un cuerpo de reglas que lo protege. Todas las demás directrices de Ferrostaal se derivan de esta base; por consiguiente, este Código de Conducta se erige como el reglamento supremo fundamental de Ferrostaal en su conjunto. Por esta razón, nuestra exhortación es válida para todos: Vivamos el Código de Conducta en el día a día de la empresa.